Bienvenido 2020

Iniciamos el año y una de las primeras metas en la mente de muchas personas es sobre dietas, bajar de peso, estilo de vida, cambiar habitos.

El cambio de estilo de vida en la salud, no solo es una dieta estructurada por un profesional o la dieta empírica que muchos siguen, esperando resultados permanentes.

Iniciar el año con esta meta requiere mas que solo iniciar a elegir que comer, implica tomarse un tiempo de planificar y organizar, requiere estar consciente del compromiso que se requiere.

El reto de forma integral requiere tomar en cuenta la actitud y determinación personal, el aspecto psicológico, nutricional y medico.

Iniciar un programa nutricional requiere elegir la estrategia correcta con la ayuda correcta y capacitada, no dejarse llevar por la sola experiencia de otros y lo que les a servido o resultado a terceros.

Encontraras muchas personas que dirán que una simple acción les dio el resultado observado, pero para eso influyen varios aspectos que no serán iguales para todos, es por esto que la desicion correcta es utilizar la estrategia correcta.

Nancy Fernandez

Ensaladas como opción saludable

La mayoría de personas tiene el concepto que las ensaladas son la primera opción en las dietas saludables, por lo que dedico estas palabras a esta importante herramienta en nuestra alimentación.

Cuando iniciamos una dieta saludable la primera imagen que viene a nuestra mente es una suculenta ensalada con muchos vegetales, estos mismos deben de estar presente todos los días en nuestra alimentación.

Podemos hacer desde ensaladas básicas y livianas, acompañadas de frutas y semillas, acompañados de carnes blancas y mariscos y transformar los maravillosos vegetales en una explosión de sabor saludable.

Podemos combinar vegetales crudos y al vapor y así brindar una variedad de texturas al paladar.

Uno de los errores que se cometen al armar una dieta es saturar de aderezos grasosos, procesados con alto porcentaje de sodio y poco saludables, en lugar de esto podemos utilizar varias opciones saludables, como vinagre de manzana, limón, yogur natural o aceite de oliva extra virgen con moderación.

Las carnes acompañantes deben preferirse ser preparadas a la plancha o al horno y cuidar la porción incorporada en el caso de ser por pequeñas porciones.

Podemos incorporar frutas con los vegetales, lo que le brinda un toque tropical y refrescante a sus ensaladas.

Evitemos saturar las ensaladas de quesos grasos y panes, para no convertir una comida liviana en un escondite para las calorías extras.

Se puede acompañar con agua, infusiones libres de azúcar agregados o incluso en ocasiones con una copa de vino blanco.

El placer de comer saludable es un arte que se inculca de forma personal, se disfruta y se adopta de forma permanente.

Nancy Fernandez